En Paellas Populares somos especialistas en eventos y comidas populares para cientos o miles de personas. Paellas gigantes, calderetas, migas o lo que necesite el cliente son preparadas con esmero y dedicación para que el evento sea lo más agradable posible para los comensales. Pide tu presupuesto: info@paellapopulares.es

delahuertacasa.com / Grupo Ingenia

 

Recetas para una dieta sana y de proximidad con nuestro chef José González


  + recetas en nuestro blog 










Sopa de zanahoria a la madrileña

Y nada mejor que arrancar en este mes con una receta tan nuestra, tan particular, tan de la huerta, tan de casa. Ideal para estos fríos polares. Ideal para una mañana pandémica de hielo y escarcha, para una comida pandémica de hielo y escarcha, incluso para una cena pandémica de hielo y escarcha. Vosotros elegís el momento, la hora y el lugar, pero podría estar bien una nocturna en cualquier terraza, balcón, porche, pórtico o soportal en el que, estufa mediante, el naranja pelee a cara descubierta con el blanco y con el negro. El betacaroteno y la vitamina A de nuestra protagonista harán el trabajo. Un punto de color en la penumbra.

La zanahoria es humilde y poco glamurosa, popular y conejera, sana y sin prestigio, pero es la reina de las raíces comestibles y base de la alimentación. Ya lo dijo Miguel de Cervantes: “La alimentación de un hombre superior debe ser de frutos y raíces comestibles”. Pues eso.

Cruda o cocida, sola o acompañada, en línea o en batería… la zanahoria es base de la cocina y fundamental en la dieta mediterránea desde hace más de 2.000 años. Sin zanahorias no hay partida. No hay color. Estimula el apetito, fortalece los dientes y las encías, ayuda a combatir el estreñimiento, es diurética, fortalece las uñas y el cabello, y aporta 41 calorías por cada 100 gramos, un suspiro de grasa. La zanahoria es la navaja suiza de la frutería.

Y porque además está buenísima arrancamos con esta receta pobre, digna, sencilla y económica. Un manjar.

¿Te animas?

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 cebollas
  • 4 tomates
  • 2 zanahorias
  • 1/4 l de caldo vegetal
  • 4 rodajas de pan
  • 50 g de mantequilla
  • 1 copa de vino blanco
  • 1 ramita de perejil
  • 1 tacita de aceite
  • Sal
  • 1 l de agua

Preparación

  1. Se derrite la mantequilla en un cazo a fuego suave y se añade la cebolla picada. Dejamos que se dore durante unos minutos.
  2. Cuando la cebolla empiece a tomar color se agregan los tomates pelados, sin semillas y troceados, y el perejil picado.
  3. Una vez que el sofrito esté casi listo y los tomates hayan perdido el agua, se vierte el vino y se deja unos minutos hasta que se evapore el alcohol.
  4. Es el momento de añadir el agua y la zanahoria rallada. Se deja cocer todo unos 20
  5. Mientras, se corta pan seco en cuadraditos, que se fríen en aceite muy caliente. Se usan después para decorar la sopa.

Trucos del Chef

  • Para que la zanahoria rallada no se ennegrezca se puede rociar con unas gotitas de limón.
  • Junto con el agua se puede añadir caldo vegetal.
  • Y, por favor, no sustituyas el pan frito por pan tostado o derivados. Un sacrilegio así no se perdona ni con confesión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario