Los postres más tradicionales de España


Chocolate con churros o porras (Madrid)

Se consume como desayuno a horas muy tempranas y en algunas ocasiones se sirve como merienda. Se toma frecuentemente durante los meses fríos de invierno. Este desayuno es un contraste de sabores equilibrado, la dulzura amarga del chocolate mezclada con los aromas salados y aceitosos del crujiente churro hacen una pareja ideal.La forma puede ser recta en forma de palos, o en lazos. Una variante de los churros, son las porras, hechas con una masa semejante a la de los churros, pero con mayor cantidad de agua, lo que las hace más esponjosas. En general se fríen en una rosca grande que luego se corta con tijeras en trozos más pequeños.

Torrijas (Madrid)

Consiste en una rebanada de pan (habitualmente de varios días) que es empapada en leche o vino y, tras ser rebozada en huevo, es frita en una sartén con aceite; finalmente, se aromatiza, a gusto, con diversos ingredientes: canela o algún licor, y se endulza con miel, almíbar o azúcar. Es un alimento de origen humilde que satura pronto al comensal y le mantiene aliviado de la necesidad de probar algún otro plato de carne (alimento sujeto a abstinencia en la cuaresma).

Sobaos Pasiegos (Cantabria)

El sobao es un producto típico de los Valles Pasiegos (especialmente, de Selaya y Vega de Pas) y uno de los más representativos de Cantabria (España). En la receta primitiva los ingredientes eran la masa de pan, el azúcar blanco y la mantequilla. En el sobao pasiego antiguo se añadían dos huevos, una cáscara de limón rallada y el licor de anís o ron. El sobao moderno surgiría en el año 1896, cuando una cocinera del doctor Madrazo, Eusebia Hernández Martín, sustituyó la masa de pan por harina.

Crema catalana (Cataluña)

La crema catalana (conocida también como crema quemada o, en Cataluña, simplemente crema) es un postre muy típico de la cocina catalana y que consiste en una crema pastelera con base en yema de huevo que se suele cubrir con una capa de azúcar caramelizado en su superficie para aportar un contraste crujiente y más divertido. Se come durante todo el año pero es costumbre el día de San José, celebrado el 19 de marzo. Hasta hace poco era, en general, un postre de fiestas.

Tarta de Santiago (Galicia)

Tarta de Santiago es un tipo famoso de almendra tarta de Galicia. El relleno consiste principalmente de almendras molidas, los huevos y el azúcar. La parte superior del pastel es generalmente decoradas con azúcar en polvo, enmascarado por una huella de la cruz de San James (cruz de Santiago), que da a la masa de su nombre.

Tocino de cielo (Andalucía)

El tocino de cielo es un postre elaborado a base de yema de huevo caramelizada y azúcar, compacto y de color amarillo intenso. La tradición sitúa su origen en Jerez de la Frontera. Actualmente es típico en Andalucía, manteniendo gran arraigo en la propia Jerez de la Frontera, en Asturias, como por ejemplo los tocinillos de cielo de Grado, y algunas localidades de Castilla y León.

Yemas de Avila (Castilla y León)

Las Yemas de Santa Teresa son el dulce más típico de la provincia de Ávila. La popularidad de este dulce lo ha convertido en la actualidad en una especie de souvenir ligado a la ciudad de Ávila. Su aspecto en forma de pequeñas bolas de color anaranjado y presentadas en una cápsula de papel blanco las ha hecho muy populares. Se nombran en honor de Santa Teresa de Jesús.

Miel sobre hojuelas (Castilla la Mancha)

Se trata de unas flores, que se hacen con una masa de harina y huevos, que se fríen y se sirven con miel.

Frutas de Aragón (Aragón)

Es un dulce a base de frutas maceradas y cocidas en una fuerte concentración de almíbar azucarado (y a veces en un licor) para que se conserven, a las que se las baña posteriormente en chocolate. Su aspecto es similar al de un bombón

Paparajotes (Murcia)

Los paparajotes son un postre típico de la huerta murciana hechos con hojas de limonero recubiertas con una masa hecha básicamente con harina y huevo que se fríen y se espolvorean con azúcar en polvo y canela.

Goxua (País Vasco)

El goxua ("dulce" en euskera) es un postre típico del País Vasco y comunidades limítrofes, especialidad de la ciudad de Vitoria. Un pastelero de Vitoria-Gasteiz, Luis López de Sosoaga, fue quien lo inventó, a pesar de que otro pastelero de Miranda de Ebro reclama su origen. Generalmente se elabora con nata, bizcocho, crema pastelera y caramelo líquido. Sobre una base de bizcocho se vierte una capa de crema pastelera, luego una de nata y se le echa caramelo por encima. Hay dos formas de servirlo, en cuencos individuales como si fuese natillas o una cuajada, o en forma de pastel para luego partirlo en porciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario